OPINIONES PERSONALES

Os presentamos una de las páginas de esta web que valoramos más importantes por lo que se expresa en ella, mujeres que relatan lo que ha sido para ellas participar en las “QUEDADAS ROSA”.

Como comprenderéis los testimonios son muy personales, deseamos que os sirvan de gran ayuda para que podáis lanzar el grito de guerra……………..¡¡¡ SE QUE PUEDO !!!


Tuve problemas sentimentales con mi pareja, lo que me condujo a tener depresión puesto que al final me he divorciado, al unirme a las quedadas me encuentro mucho mejor, ahora tengo ganas de vivir.


Tengo una empresa que gestiono yo sola, al llegar a casa no tenía ganas de salir ni de entablar cualquier relación que no estuviera relacionada con el trabajo, ahora participo en las quedadas, me lo recomendó una amiga, me sirve para desconectar del trabajo y cargar las pilas, varias veces hemos quedado para salir a tomar alguna copa, la presión de la empresa la llevo mejor que antes.


“Un pequeño testimonio de vida”
Cuando el infierno de la anorexia y la bulimia devora con rabia la ilusión, la alegría, la fuerza, el alma…Cuando la vida se escapa entre mis propias manos. Cuando el , yo controlo, significa , quiero huir, déjame ir. Un diminuto rayo de sol, se fue adentrando en mis ojos. Y ese rayito, poco a poco, día a día, fue convirtiéndose en un arco iris. Un arco iris , al que añadí con cada zancada, un nuevo color en mi vida. Este es el fantasma que acompaña mi vida”. SUPERACIÓN.


“La vida es dura. Te va machacando, machacando”.

Mi vida en los últimos años ha estado marcada por enfermedades.
Enfermedades, que se han llevado de mi lado a mis hermanos.
He podido superar la que un día me doblegó, me hundió. Pero, sigo preguntándome porque yo sigo aquí y ellos no.
Fue tal la impotencia , el dolor …que sólo supe refugiarme en mi trabajo. Era eso o desaparecer. Eso o dejar de vivir.
Cuando necesitas que tu gente te diga ¡qué valiente! ¡qué fuerte! ¡Eres una gran mujer! Y no te llega el reconocimiento y el apoyo a todo tu sufrimiento…
Aparecieron un día las chicas de las “quedadas rosa”. ¿Voy? ¿No voy? Levanta del sofá y tira, me dije.
Y aquí estoy. Luchando. Sufriendo y riendo. Pero con ellas. Con ganas de afrontar mi día a día con  nuevas ilusiones.
Quiero aprovechar esta segunda oportunidad que Dios me ha concedido. Quiero vivir experiencias con las chicas de las “quedadas rosa”.

QUIERO VIVIR.


Ya queda menos para el esperado día  27 de agosto. Carrera de la Mujer…Para el que Rocío nos ha enseñado cómo llegar a la meta final. Con su experiencia y consejos todo ha sido más fácil y llevadero…Contra viento, lluvia, frío y calor en nuestras quedadas de chicas rosa. este grupo es  mucho más que  un simple grupo. Hemos formado una gran familia, de diferentes edades, caracteres y situaciones y con un gran CORAZÓN. 

Como dije en otra ocasión, llegó a mi vida de forma casual y como uno de los mejores regalos de cumpleaños . Cada día me siento más orgullosa de formar parte de esta marea rosa. En la cual, me emociono… río… lucho por superarme en todos los sentidos…y no dejo de aprender  lecciones de vida  que cada una de las chicas rosa aporta a ella.

Agradecer a todas las personas que  han hecho posible que “esto” exista. Entre ellas María Losada. Y como no a nuestra Rocío. Nuestra porque en cada uno de nuestros corazones llevamos un poquito de su persona. Por ser como es y dedicarnos  parte de SU tiempo. A las compañeras de fatiga que con sus ánimos me han dado más fuerza que las piernas!! A Cotete por hacer ese emocionante vídeo. Y a mi hermana, que en parte “fue la culpable” de pertenecer a esta GRAN MAREA ROSA.


“Marea Rosa”, sin duda, sinónimo de superación, positividad,  ilusión….”buen rollo”.

Es un orgullo pertenecer a este grupo.

Solo tengo palabras de agradecimiento para Rocío y para todas las demás compañeras, porque de todas estoy aprendiendo.

 Gracias por la alegría de muchas de vosotras que habéis pasado por situaciones de salud difíciles y sois un verdadero ejemplo de vida.

 “Recuerdo el primer día que fui a correr…..Habíamos quedado y sin olvidarse de mí….Rocío llamó a mi puerta. ¡No podía decirle no!

Yo estaba deseando, pero… sentía miedo, no sabía cómo mi cuerpo iba a responder.

En el camino hacia el polideportivo, conocí a otra compañera que iba en mi misma situación… ¡ahora siempre corremos juntas!

Enseguida comenzamos a calentar nuestros músculos, (importantísimo para evitar lesiones y dolores), y casi sin darnos cuenta, ya estábamos haciendo series de un minuto. Poco a poco esos minutos fueron creciendo hasta llega a los cuarenta y dos minutos de carrera continua.”

                        ¡Increíble!   ¡Impensable!                                                                            

Desde luego, gracias al grupo. Yo sola, no hubiera sido capaz. El ambiente ayuda a que todo sea aún mejor.

El marcarte objetivos deportivos e ir superándolos, no solo ayuda a tener más energía, a sentirte mejor con tu cuerpo, también ayuda en otros aspectos de la vida….ganas en confianza y seguridad en ti misma.

Está siendo genial conocer gente nueva y buena y estupendo el reencuentro con amigas; mujeres, que en algún momento de mi vida conocí y ahora otra vez tenemos un contacto casi diario.

Gracias Rocío por tu actitud, por tu compromiso, entrega y generosidad.

Y, gracias, sobre todo, por tu sinceridad. Tu testimonio de vida, seguro que ayuda a muchas personas que estén pasando por situaciones parecidas y puedes ser referente y espejo en el que mirarse.

¡Ánimo chicas, seguid entrenando con la misma ilusión!

¡Un abrazo ROSA para todas!


Cuando me enteré de este proyecto, me hizo mucha ilusión. Era como que lo que había soñado una y otra vez, se hiciera realidad. Solo pregunte, si nos ayudaría alguien a intentarlo, que quizá con unas pautas a seguir podríamos llegar a conseguirlo. Y SORPRESA, ha sido aún  más, pero mucho más, la persona o mejor dicho personas que nos están preparando, han sido………no hay palabras para definirlo SUPERMEGAGUAY.

Fui entrenando empezando con 1 minuto……2 minutos…….etc. Cada día más contenta, con mucho esfuerzo lo iba consiguiendo, los dolores……pfffff pasajeros, lo peor no poder respirar. Al llegar a los 7 minutos,  me desmorone un poco, las demás lo hacían, y yo no podía respirar, lo quería dejar, me di por vencida, pero….ahí estaba ROCÍO para rescatarme. Entonces empecé a creer en mí. Si  Rocio cree, porque yo no voy a creer. Y me hice más fuerte y seguí  con los 8 minutos los 9 minutos…..etc.

No voy la primera, suelo ir la última, pero estoy contenta. Pienso en lo que hice el primer día, y lo que hago ahora, y es una maravilla.

Voy acoplando la respiración con el movimiento y me siento muy cómoda, de vez en cuando aprieto el ritmo un poco hasta que mi respiración dice YA.

Por otro lado, esto nos ha permitido juntarnos un montón de mujeres, a cual mas MARAVILLOSA, cuando te ven mal, intentan darte un empujoncito y ayudarte o acompañarte, es una emoción pocas veces vivida.

Son autenticas LUCHADORAS GUERRERAS. 

Por otro lado este pedazo de CANCIÓN la letra….estupenda. La música……maravillosa, los que tocan…. los que cantan… (sin palabras). El vídeo….nuestro Pedro Almodobar particular……las actrices…..guaay. 

Es como que aun no hemos despertado de un sueño.

Ya estamos a las puertas del GRAN DÍA, el día tan deseado y a la vez tan temido.

Yo ahora estoy con las emociones encontradas, por un lado deseando participar en la carrera, por otro, mi hija la ilusión que tenía de entrar corriendo con su madre, pero está lesionada y no va a poder ser. Yo me siento muy mal por ello. Por un lado me quedaría con ella, sin correr, y por otro lado hacer la carrera, por mi, pero principalmente por ELLA.

Me quedare cosas importantes sin decir.

Todo esto y mas te lo debemos a TI ROCÍO.

Un abrazo gigante a la MAREA ROSA.

SE QUE PUEDO.                                                                                            


A mi me cuesta mucho mostrar mis sentimientos. Pero la ocasión lo merece.

El primer día que subí a las quedadas rosa, nunca pensé en conseguir esto.  ¡JAMAS! 

Esto está siendo para mi, total motivación.

Tengo que contaros, que desde que empecé, he adelgazado 10 kilos. ¡¡¡¡GUAU!!!!

Me he caído y levantado tres veces. ¡TRES! ¡Pero que torpe! Y aquí estoy corriendo cuarenta y dos minutos. ¡¡¡BUZZ!!! ¡Qué fuerte!

Quiero agradecerte desde lo más profundo lo que estás haciendo Rocío. Hacía tiempo que no me sentía tan bien.

Quiero, también, agradecérselo a mi maravilloso marido. Pues es él, el que me animó a salir con vosotras. Como siempre apoyándome en todo lo que hago.

Te quiero.

Y con esto, acabo diciendo que SI SE PUEDE. Mil gracias.


He sido una chica a la que siempre le ha gustado el deporte y cuando he podido lo he practicado.

Pero … correr… era algo que se me atravesaba.

Cuantas veces…TU ROCÍO RUIZ me has animado para hacerlo… ¿verdad? Y siempre te ponía excusas.

Tengo miedo, angustia de no saber si al final, mi cuerpo y mi mente me van a dejar hacer algo. Tengo vergüenza, tengo muchas dudas y muchos miedos…

Pero gracias a ti y a toda la marea rosa he conseguido hacerlo. Y prometo, que voy a sacar lo mejor de mi.

Lo voy a hacer…Claro que sí… Porque ¡¡¡¡¡SÉ QUE PUEDO!!!!

Lo voy a hacer por mis familiares enfermos de cáncer que lo han superado (por ti mamá, por ti tía Ju) y por los que el cáncer pudo con ellos (por ti mi abuela querida, por ti tío Sera, por ti tía Angelina).

Por todos ellos y por ti Rocío…PUEDO.

Gracias, gracias y mil gracias por a entrega y la paciencia.

                                                                                                          SÉ QUE PUEDO


Sensaciones “Quedadas rosa 2016”

Admirar a las personas que practican un deporte, admirar su empeño, esfuerzo, sacrificios, sus logros, ha sido una constante en mi quehacer diario. He sabido motivar, reconocer y aplaudir a raudales todas esas pruebas o competiciones que he tenido oportunidad de seguir en mi entorno familiar y más allá a esos grandes deportistas.

¿Y si pudiera hacer una “carrera”, sería posible, tendré fuerza y constancia?,¿me respetara este cuerpo…. podré conseguir disfrutar del esfuerzo?

Insistía en ello, intentaba poner una rutina y en ese diario tengo una caída fortuita con lesiones varias, Pues esto se complica, pero…. Mi chico me informa de la puesta en marcha  de un grupo de mujeres, empezar un entrenamiento para conseguir hacer una carrera desde” cero”. “Cande, explora esta posibilidad, quizá en grupo guiado puedas empezar lo que quieres”, palabras de mi chico que aún resuenan en mi cabeza con acordes armoniosos.

Así ha comenzado, se ha desarrollado toda una trama con argumento que contenía incluido su desenlace, carrera de la mujer el 27 de agosto en Medina.

Paso a paso, día a día, aumentaba el grupo de mujeres que empezando desde abajo avanzábamos con apoyos, sudores, sonrisas, dolores varios y dándonos cuenta que teníamos muchos más músculos y material en el cuerpo del que teníamos consciencia.

Conectas con unas y otras mujeres que, al conocer sus dificultades, dolencias y pesares, les hacían mucho más grandes, más visibles y me preguntaba…. de que podía quejarme?, ¿cómo no iba a conseguir correr con la fuerza y en empeño de este grupo de mujeres?

Mi meta no son tiempos, ni puestos, es compartir una meta con personas capaces de conseguir lo que se propongan, de “levantarse” de ese día a día más o menos duro, de empezar nuevamente si ha tenido que hacerlo, Demostrarme, en esta faceta, que, si quieres puedes, que sufrir con el esfuerzo te hace sentirte muy bien al terminarlo, que puedo entender mejor a mi chico cuando no hay disculpas para hacer entrenamientos y mantener este estilo de vida.

Es importante seguir creciendo y una vía es sorprenderte de tus logros. Estoy muy agradecida de formar parte de este evento que me ha mostrado otra forma social para avanzar y crecer.


Desde hace unos años correr era un desafío personal. Envidiaba a aquella gente que disfrutaba saliendo en verano y en invierno, el ambiente de las carreras, soñaba con participar en alguna con mi chico…claro, todo cuesta, así que había que calzarse las zapatillas y ponerse a ello. Total, a mi me gustan otros deportes no puede ser tan malo. Pero por más que lo intentaba, no conseguía respirar. Lejos de mejorar, empeoraba, me fatigaba, me agobiaba, hasta el punto en que los músculos se paralizaban y no hacían caso a lo que el cerebro mandaba,al oxígeno de los pulmones , a la voluntad del corazón.

Correr, no era lo mío.

Y apareció una propuesta por facebook para empezar desde cero. ¿El objetivo?Correr la carrera de la mujer, 5 km por un buena causa.

Asequible, ya había hecho esa distancia otras veces. Pero nunca la había disfrutado.

El primer día no conocía a nadie, yo era “de las peques”, todo alegría, todo fácil, todo juventud…Y entre lluvia, risas. Los siguientes días empiezas a hablar con una con otras “si yo conozco a tu madre…”, “si tu tía es…”, “anda si de pequeña…” Medina es un pañuelo.

Ganas confianza con las compañeras. Ganas confianza en ti misma. Los entrenamientos son algo más difíciles, asequibles y las risas no paran.

Ahora, la confianza es tremenda. Sé que puedo, ya lo dice el grito de guerra. Los entrenamientos, duros, más con el calor estival. Las risas nunca han desaparecido, aunque a veces no tuviéramos aliento, hemos mejorado día a día con los consejos de Rocío. Y con ganas de ir a más, sin miedo. 

Esta vez será mi chico el que me anime en la carrera y no al revés, y ahora me atreveré a correr alguna juntos.

Y es que todo está en la mente. He pasado de odiar correr a disfrutarlo de verdad, a sonreír. Es el alma de la marea. 

Gracias Rocío por transmitirnos tu espíritu. Gracias, chicas por crear esto.¡ Qué bonito es sentir el apoyo cuando fallan las fuerzas y cuánto llena dar tu ánimo a quién ves que le falla, para llegar a meta!


Soy una chica mas de esas Quedadas Rosa, orgullosa de pertenecer a Ellas.

Cuando se acerca la hora, ya emociona. Te vas preparando y piensas ¿cómo será hoy? Cuando llegas buscas a tus compis de carrera, esas que van a tu ritmo. Salimos y es emocionante, hasta cantando alguna que otra vez nos hemos lanzado a la carrera. Esas compis que me adelantan y me ofrecen su ayuda y yo la ofrezco a la que me necesite. Eso te anima en esos días malos, que les hay y lo agradeces para no venirte abajo. Y cuando llegas, te están esperando, te aplauden, te animan.. es algo GRANDE.

Terminado el entreno y los estiramientos, una pequeña charla, comentamos entre todas como estamos. Molestias, esfuerzos…acabamos con una gran foto y hasta el próximo día, con una sensaciones muy buenas: relajadas después del esfuerzo. Con amistades nuevas cada día. Risas, llantos y más emociones que no se pueden describir.

Y con ese gusanillo que desea que llegue pronto el próximo día .y, una de las cosas más importantes, que te hacen olvidar otros problemas que rondan por esta cabecita.

“QUEDADA ROSA” . GRACIAS.


A día de hoy todavía no creo lo que estoy haciendo, lo que estamos haciendo.

Nunca podré olvidar la de veces que he podido decir que nunca podría correr. Y nunca borraré de  mi retina aquel primer día y aquel primer  minuto. Minuto que sin duda me ha impulsado a seguir adelante. No sólo aquel día, sino muchos en los que las fuerzas han flojeado. En los que las piernas no han respondido. En los que el aire no llegaba a los pulmones. O simplemente el  corazón gritaba por llorar y todo mi cuerpo me pedía parar.

En todos esos momentos, siempre me he acordado de ese primer minuto.

Con el paso de los días, las semanas y los meses, ese minuto se ha convertido en 2, 3, 15, 30…

Ahora correr me transmite mil sentimientos diferentes. Mil estados diferentes, alegría, euforia, agotamiento, diversión, compañerismo, dolor, placer, ilusión, motivación, desesperación…

Sensaciones en ocasiones opuestas entre si. Sensaciones que cambian a cada momento. Sensaciones llevadas al extremo para bien y para mal.

En ocasiones cuando corro, llega un instante en el que mi pulso se estabiliza, mi zancada se encuentra con mi respiración y en ese momento, todo tiene sentido.

El running tiene eso. Te acerca a la vida que es maravillosa cuando nos dejamos llevar. Y aleja todo lo malo de nuestra mente.

El running y como no la compañía.

Esas compañeras rosa, que están ahí para lo bueno  y también para lo malo.

Mi pelotón de atrás. Mi querido pelotón de atrás. Sin vosotras esto no sería igual.

Gracias por todo. Por los momentos divertidos. Por acompañarme en el sufrimiento y en las lágrimas, por no dejarme nunca sola.

Gracias por ser amigas. Gracias por ser grandes de corazón. Gracias por no dejar de luchar.

Gracias por no dejaros vencer. GRACIAS.


Perdí a mi padre hace tres años, estando embarazada de casi siete meses, no llegó a conocer a su nieto, y desde entonces mi vida no ha sido igual.

Cuando mi madre vio que esto de correr me lo tomaba en serio, decidió darme las zapatillas de mi padre, que el pobre tenía prácticamente nuevas al tener que moverse en silla de ruedas. tardé un par de semanas en tener el valor de ponérmelas, porque al verlas me echaba a llorar, pero al final un día me las puse para ir a entrenar. Esas zapatillas me van a acompañar en la primera carrera que voy a correr en mi vida, “LA CARRERA DE LA MUJER” y así sé que un pedacito de mi padre correrá conmigo ese día.

Rocío, gracias, gracias y gracias, por todo: por acercarme un poco más a mi padre, por ayudarnos a transmitir a nuestros hijos los valores del deporte, por tu tiempo,  por tus palabras de aliento,  por tus riñas, por todo lo que nos estás ayudando y enseñando, por ayudarnos a salir de casa y a superarnos un poco cada día, por hacernos reír y llorar, por enseñarnos que siempre hay una mano amiga que nos ayuda a seguir adelante cuando nos caemos, por abrirnos los ojos para volver a confiar en las buenas personas y por haber conseguido crear esta gran MAREA ROSA, esta gran familia en la que nos hemos convertido y de la que me siento muy orgullosa de formar parte.

Eres grande pequeña hada madrina, no cambies nunca, te queremos.